Esclerosis multiple

10.02.2020

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad inflamatoria y potencialmente debilitante en la que se deterioran las cubiertas aislantes de las células nerviosas en el cerebro humano y la médula espinal. El sistema inmunológico del cuerpo erosiona la cubierta protectora (mielina) que protege los nervios.

El daño causado por la enfermedad puede alterar la capacidad con la que diferentes partes del sistema nervioso se comunican lo que deriva en una amplia gama de síntomas, incluyendo problemas físicos y mentales. La esclerosis múltiple puede tomar varias formas: en recaídas y remisiones (cuando los síntomas se presentan en ataques aislados) o progresista (donde los síntomas se acumulan con el tiempo).

Aunque entre varios ataques los síntomas pueden desaparecer por completo, a menudo se producen problemas neurológicos de larga duración, sobre todo a medida que avanza la enfermedad.

El daño cerebral posterior en última instancia se traduce en incapacidad a largo plazo. Debido a que la enfermedad puede dañar diferentes partes del sistema nervioso central, los pacientes experimentan una amplia variedad de síntomas. Uno de los más comunes es el deterioro de las habilidades cognitivas y la fatiga cognitiva. El deterioro cognitivo, incluyendo el deterioro de la memoria, la atención, el procesamiento y las funciones ejecutivas, afecta hasta a un 65% de los pacientes con EM. La memoria a corto plazo, que es la capacidad de recordar la información adquirida poco antes de tener que ser recuperada, se ve particularmente afectada.