Percepción

10.02.2020

La percepción se pueden definir como la capacidad para captar, procesar y dar sentido de forma activa a la información que alcanza nuestros sentidos. Es decir, la percepción es el proceso cognitivo que nos permite interpretar nuestro entorno a través los estímulos que captamos mediante los órganos sensoriales. Esta capacidad cognitiva es de gran importancia, pues la usamos a diario. Afortunadamente, podemos mejorar la percepción mediante entrenamiento cognitivo. Esto es así porque la percepción es un proceso activo. No somos sujetos pasivos, limitados a un procesamiento ascendente o Bottom-Up (guiado por los estímulos que llegan a nuestros estímulos), sino que también interpretamos la información mediante un procesamiento descendente o Top-Down (tenemos importantes expectativas que dirige nuestra percepción).

Tipos de percepción y Neuroanatomía

La percepción es un proceso complejo que nos permite relacionarnos con el mundo que nos rodea. Clásicamente, se ha divido la percepción en cinco sentidos:

  • Vista o percepción visual: Capacidad para interpretar la información que la luz del espectro visible hace llegar hasta nuestros ojos. El área del cerebro encargada de los estadios básicos de la percepción visual es la corteza occipital (Corteza visual primaria V1 y Corteza visual secundaria V2).
  • Oído o percepción auditiva: Capacidad para recibir e interpretar la información que llega a nuestros oídos mediante las ondas de la frecuencia audible transmitidas por el aire u otro medio (sonido). El área del cerebro encargada de los estadios básicos de la percepción auditiva es el lóbulo temporal (Corteza auditiva primara A1 y Corteza auditiva secundaria A2).
  • Tacto, percepción táctil, somatosensorial o háptica: Capacidad para interpretar la información de presión y vibración recibida en la superficie de nuestra piel. El área del cerebro encargada de los estadios básicos de la percepción háptica es el lóbulo parietal (Corteza somatosensorial primaria S1 y Corteza somatosensorial secundaria S2).
  • Olfato o percepción olfativa: Capacidad para interpretar la información de las sustancias químicas disueltas en el aire (olor). Las áreas cerebrales encargadas de los estadios básicos de la percepción olfativa son el Bulbo olfativo (Corteza olfativa primaria) y la Corteza piriforme (Corteza olfativa secundaria).
  • Gusto o percepción gustativa: Capacidad para interpretar la información de las sustancias químicas disueltas en la saliva (sabor). Las áreas cerebrales encargadas de los estadios básicos de la percepción olfativa son las Áreas gustativas primarias G1 (Circunvolución poscentral inferior, lóbulo parietal ventral, ínsula anterior, opérculo fronto-parietal medial) y las Áreas gustativas secundarias G2 (corteza orbitofrontal caudolateral y corteza cingulada anterior).

Fases de la percepción

La percepción no es un proceso unitario y que se lleve a cabo de manera espontánea, sino que se tienen que dar una serie de fases para la correcta percepción de los estímulos. Por ejemplo, para percibir información visual, no basta con que la luz reflejada en un objeto estimule las células receptoras de nuestra retina y mandemos esa información a nuestras áreas visuales del cerebro (aunque sí es necesario que esto ocurra). Dado que la percepción es un proceso activo, nosotros debemos seleccionar, organizar e interpretar dicha información:

  • Selección: La cantidad de estímulos a los que nos exponemos a diario sobrepasa nuestra capacidad. Por este motivo, tenemos que filtrar y elegir qué información debemos percibir. Esta selección se lleva a cabo en función de nuestra atención, experiencias, necesidades y preferencias.
  • Organización: Una vez sabemos qué tenemos que percibir, tratamos de agrupar los estímulos para que luego sea más sencillo darles un significado. En la percepción se da un sinergia, ya que la percepción del conjunto percibido no se puede reducir a las características de los estímulos por separado. Según las Leyes de la Gestalt, la organización de estímulos no se hace de manera azarosa, sino que seguimos unos criterios concretos.
  • Interpretación: Cuando ya hemos organizado los estímulos seleccionados, les damos un significado, completando la percepción de los mismos. Una vez más, la interpretación de los estímulos va a venir modulada por la experiencia y las expectativas de la persona.

Otros modelos Gestálticos

Ejemplos de percepción

  • Es importante detectar a tiempo cualquier problema perceptivo que pueda tener un alumno. Esto nos permitirá aplicar los medios necesarios para que no pierda información auditiva (lo que dice el profesor)y visual (el texto de la pizarra y de los libros), principalmente.
  • Una correcta percepción facilita que los trabajadores puedan realizar eficientemente su labor. Los artistas son un claro ejemplo de la importancia de la percepción en el mundo profesional, pero cualquier puesto de trabajo va a requerir en mayor o menor medida algún tipo de percepción: barrenderos, taxistas, diseñadores, policías, cajeros, albañiles...
  • Percibir los estímulos de la carretera, así como los sonidos del propio coche es esencial para una conducción segura.
  • La percepción hace posible que nos desenvolvamos por nuestro entorno y que interactuemos con él. Hacer la compra, jugar a algún videojuego, cocinar u ordenar la ropa requieren que hagamos uso de nuestros diferentes sentidos.