Remedios naturales para TDAH

11.02.2020

Los alimentos que elegimos para alimentar nuestros cuerpos tienen un gran impacto en la salud. Nuestra dieta influye en los neurotransmisores, la dopamina y la serotonina, lo que impulsa los síntomas de comportamiento y personalidad vistos en el TDAH. Consumir una dieta completa con vitaminas y minerales adecuados es una decisión práctica para todos los diagnosticados con TDAH. Una dieta rica en proteínas, rica en carbohidratos complejos y con ácidos grasos omega-3 es un buen punto de partida.

Las proteínas deben incluirse en cada comida. Alimentos ricos en proteínas:

  • Frijoles negros
  • Nueces y mantequilla de nuez: maní, almendras, nueces, anacardos, nueces de Brasil
  • Semillas: semillas de chía, calabaza, sésamo, cáñamo
  • Lentejas
  • Vegetales de hoja verde: espinacas, hojas de mostaza, brócoli
  • Carnes magras: pollo, pavo
  • Soja
  • Huevos

Si se siente cansado, los carbohidratos complejos y simples evitan el choque repentino que viene con el consumo de grandes cantidades de carbohidratos refinados como pan blanco, harina blanca, refrescos, pasteles, cereales con azúcar agregado y dulces. No descuides comer carbohidratos simples como las frutas. ¡El cuerpo los necesita para obtener energía!

Los carbohidratos complejos para el TDAH son:

  • Pan de grano entero
  • Harina integral
  • Arroz integral
  • Harina de avena
  • Patatas
  • Legumbres
  • Quinua
  • Alforfón
  • Calabaza moscada
  • Chícharos

Las grasas saludables, especialmente con ácidos grasos omega-3, son esenciales para la salud del cerebro. Incluyen:

  • Semillas: lino, chia
  • Aceite de oliva
  • Aceite de canola
  • nueces de Brasil
  • Pescado: atún, salmón, sardinas
  • Coco
  • Aguacate

Dieta de eliminación para el TDAH

Los alimentos con alto contenido de azúcar y rellenos y conservantes dañinos alimentan los síntomas del TDAH. Múltiples estudios han demostrado que una dieta de eliminación es útil para el 70% de los niños diagnosticados con la afección. Una dieta de eliminación consiste en determinar una sensibilidad eliminando temporalmente un ingrediente por un período de tiempo para observar si los síntomas disminuyen. Omitir azúcar, gluten, lácteos, ciertas carnes y alimentos con tinte es óptimo para el TDAH. Por ejemplo, los ensayos de la Universidad de Harvard reflejan que eliminar los colorantes artificiales para alimentos es aproximadamente de un tercio a la mitad de efectivo que el tratamiento con productos farmacéuticos (Schab, 2004).

Remedios naturales para el TDAH: suplementos

Obtener cantidades adecuadas de nutrientes a través de la dieta es ocasionalmente un desafío. Cuando la dieta por sí sola es insuficiente o si el paciente necesita cantidades más altas que la población que no tiene TDAH, los suplementos de vitaminas, minerales y otras sustancias pueden reducir drásticamente los síntomas del TDAH.

Melatonina

La melatonina es una hormona producida por la glándula pineal del cerebro durante la oscuridad. Regula el ritmo circadiano, que controla el ciclo del sueño. La melatonina también tiene propiedades antiinflamatorias. Muchas de las personas con TDAH experimentan trastornos del sueño debido a medicamentos estimulantes. Complementar con melatonina es eficaz en el tratamiento de trastornos secundarios del sueño y, en consecuencia, aumenta la atención y los síntomas de memoria comunes en el TDAH.

Ácidos Grasos Omega-3 - Aceite de Pescado

Hay evidencia que indica que los niños con TDAH tienen cantidades más bajas de ácidos grasos omega-3 en la sangre, a pesar de consumir suficientes ácidos grasos a través de la dieta. Dado que más de la mitad del cerebro está hecho de grasa, y los ácidos grasos omega-3 son un tipo de grasa, sirven como bloques de construcción en el cerebro. Los ácidos grasos omega-3 forman la membrana externa de las células cerebrales. La suplementación con aceite de pescado además de consumir pescado 2-3 veces por semana puede disminuir la falta de atención, mejorar la memoria de trabajo y reducir la hiperactividad en las personas con TDAH.

Vitaminas del grupo B

Si bien existen un total de 8 vitaminas B, B6 y B12 tienen un efecto significativo sobre el TDAH. B6 ayuda al cuerpo a hacer que el neurotransmisor, la serotonina y B12 regeneren las neuronas del cerebro. Ambos son críticos para la función cerebral. Los estudios publicados en la revista BJPsych muestran que los adultos con TDAH grave tienen niveles más bajos de vitaminas B. Las deficiencias de cualquiera de los nutrientes dan como resultado síntomas similares a los exhibidos en el TDAH, como falta de atención, pérdida de memoria, cambios de humor y confusión, y exacerban el TDAH.

Vitamina C

Como se indicó anteriormente, los estimulantes tienen éxito en el tratamiento del TDAH porque aumentan la dopamina en el cerebro. La vitamina C es efectiva por ese motivo. La vitamina modula el neurotransmisor dopamina para regular el estado de ánimo, aumentar la atención y disminuir la hiperactividad.

Los suplementos de vitamina C contienen ácido ascórbico que puede dificultar la absorción de medicamentos. Siempre consulte a su médico antes de suplementar.

Zinc

El zinc es esencial para mantener la función cerebral. Aunque no tiene ningún efecto en la capacidad de atención, la suplementación con zinc combate la impulsividad. Se desconocen los motivos, pero la deficiencia de zinc es frecuente entre las personas con TDAH.

Hierro

En comparación con aquellos sin TDAH, se encontró que el 84% de los niños con TDAH tenían bajos niveles de hierro. El hierro es un mineral importante para el desarrollo y el comportamiento del cerebro. Es necesario para la producción, unión y descomposición de neurotransmisores en el cerebro. Si el hierro o la ferritina (depósitos de hierro) son bajos, se sabe que la suplementación beneficia al TDAH.

Magnesio

El magnesio es un mineral que afecta la forma en que los neurotransmisores se unen a sus receptores en el cerebro. Los investigadores han establecido que la deficiencia de magnesio está asociada con hiperactividad, irritabilidad, trastornos del sueño e inatención. Al suplementar magnesio con B6 (lo que aumenta su absorción), el 58% de los niños con TDAH y niveles bajos de magnesio tuvieron mejoras en los síntomas de TDAH (Mousain-Bosc, 2004).

GABA

GABA significa ácido gamma-aminobutírico. Técnicamente un aminoácido, GABA funciona como un neurotransmisor en el sistema nervioso central. Facilita el envío y la recepción de los mensajes químicos del cerebro. Los profesionales sospechan que un subconjunto de personas con TDAH tiene una deficiencia de GABA. El Journal of Neuropsychiatry and Clinical Neuroscience documenta estudios en los que el grupo de control con TDAH tenía niveles más bajos de GABA que aquellos sin TDAH. La suplementación con GABA previene la activación inapropiada de las señales cerebrales que conducen a síntomas de TDAH como hiperactividad, falta de atención e impulsividad.

Remedios naturales para el TDAH: Hierbas

Las hierbas son otro remedio natural para el TDAH que actúa como un estimulante sin los efectos secundarios. La mayoría encuentra beneficios significativos de las modificaciones y suplementos dietéticos. Sin embargo, las hierbas obtienen los mayores beneficios para los casos de TDAH grave. Las siguientes hierbas corrigen los desequilibrios químicos que promueven los comportamientos de TDAH:

  • Ginseng para atención y memoria
  • Ginkgo para hiperactividad e inquietud
  • Manzanilla para problemas de sueño.
  • Hierba de limón para relajarse
  • Pycnogenol (corteza de pino) para la coordinación y concentración visual-motora
  • Rhodiola Rosea por falta de atención

Remedios naturales para el TDAH: ejercicio

En la primera impresión, el ejercicio no parece tratar el TDAH, ya que la hiperactividad es fundamental para el trastorno. Aún así, la actividad física es un componente integral de la salud del cerebro. Junto con las endorfinas, sustancias químicas que regulan el estado de ánimo, el placer y el dolor, el ejercicio aumenta naturalmente la disponibilidad de dopamina. Dado que las personas con TDAH tienen menos dopamina en el cerebro, el aumento del ejercicio mejora su atención y sus funciones ejecutivas.

Los expertos recomiendan ejercicio de intensidad moderada cuatro veces por semana para complementar los tratamientos para el TDAH. La actividad física puede ser tan simple como 30 minutos de caminata o actividades que requieren atención sostenida en los movimientos corporales como la danza, la gimnasia y el yoga. La mayoría descubre que puede regular el estado de ánimo y la atención a través del ejercicio. Eso proporciona motivación para seguir siendo coherente y cumplir con el nuevo estilo de vida activo.

Remedios naturales para el TDAH: meditación de atención plena

La meditación de atención plena es una técnica de meditación arraigada en el antiguo budismo. La práctica implica volver a entrenar la mente prestando atención a los pensamientos, emociones y sensaciones que conforman la experiencia actual. La práctica es propicia para las personas con TDAH porque enseña concentración y relajación.

La meditación de atención plena tiene tres pasos básicos. Para comenzar, ubique un área tranquila sin distracciones. La información sensorial adicional abruma el proceso. Asegúrese de ponerse en una posición cómoda sentado o acostado. Fije toda la atención en inhalar y exhalar lentamente. Cuando esté en un estado más tranquilo, haga la transición a una relajación profunda. Algunos usan señales sensoriales como usar un sombrero o escuchar música relajante, mientras que otros repiten una frase en sus mentes. A medida que su mente divaga fuera de la experiencia actual, redirija la atención a su respiración. Incluso de 5 a 10 minutos de meditación consciente aumenta la capacidad de atención.